Javiera Contador  
 
  Entrevista Viernes 8/08/2008 18-08-2017 03:04 (UTC)
   
 


“Soy mejor actriz después de «Casado con hijos», indudablemente”







Javiera Contador entra a la cafetería donde se realiza esta entrevista y le llueven los piropos. Le suele pasar.

“Es mucho más bonita que en la tele”, es el comentario que se repite.

La cuarta temporada de “Casado con hijos” lidera los miércoles en la noche en Mega, aunque el efecto Quena Larraín parece no haber abandonado ni un segundo a la actriz.

Recién estuvo en la fiesta de La Tirana, en Iquique, grabando para “La Liga”, donde se vio forzada a escapar de una horda de gente que lo único que quería era estar (demasiado) cerca de ella. Lo más fuerte que ha vivido desde que irrumpiera el fenómeno que Roos Film impuso hace un par de años. “Fuertísimo. Tuve que salir tapada. Yo no soy amiga del jockey y los lentes oscuros , pero no me quedaba otra”, cuenta la actriz.

Javiera jamás se niega a un autógrafo o un saludo. “Me habría encantado poder compartir más y no podía… Bueno, «Casado con hijos» está en el inconsciente colectivo. Siento que nunca se fue. La reacción de la gente es independiente si está o no en pantalla”.

El público extraña ahora la continuidad, “pero agota menos. El año pasado estuvo sobrevendido”, advierte ella.

Delgada y con el pelo oscuro, la reconocen poco, cree. “Subí de peso con mucha confianza, porque sentía que a la Quena le daba lo mismo y así era”, explica. No sabe hasta cuándo durará el efecto Larraín, pero lo agradece infinitamente.

“Llegué a hacer el casting hace 3 años y medio sin ninguna expectativa, y resultó”. Reconoce la generosidad de sus compañeros y a Diego Rougier, el director, “que nos permitió lucirnos a cada uno”, señala. “Me permitió jugar. Hice un personaje de vieja, gorda… Rompí con la niñita de las teleseries. Ahora soy mucho más arriesgada, en todo tipo de cosas”, advierte Javiera.

Claro que nunca se sintió absorbida por el personaje, aunque las horas de grabación pesaban en su personalidad “obsesiva y trabajólica”. “Siento que cada capítulo tiene tanto mío, también de Fernando, de todos. Más allá del personaje de cada uno... Muchos me comentan que la serie tiene todo mi humor”.

Nada más. “De hecho, no me gusta cuando me dicen que hablo como la Quena. ¡No! Ese es mi tono de voz, pero no siento que el personaje me absorbiera… Mi vida no tiene nada que ver con la Quena. No soy casada, no tengo hijos. Viví a la Quena a través de la Javiera”.

Quena es impúdica y desatada. “Yo soy súper pudorosa. Soy buena para la talla y, en círculos de mucha confianza, un poco payasilla. Por esta extra energía que tengo”.

Hoy aprecia con distancia lo bien que fluía tanta improvisación. “Ahora soy capaz de hacer muchas cosas, de probar mucho. Soy mejor actriz después de «Casado con hijos», indudablemente”.

“Tengo esa cosa medio pelusona desde chica”

Javiera tiene múltiples proyectos en acción (ver recuadro), en tanto ya prepara junto a Mega una nueva ficción.

Acaba de terminar de grabar para “La Liga”. “Ha sido heavy. Es un programa muy expuesto, muy agotador. Mucho trabajo para una hora de tele”, señala la actriz que tuvo que pasar 24 horas en un campamento o con Carabineros toda una noche. “Es vivir lo que uno está acostumbrado, pero no desde el paternalismo… Te da angustia, pena, rabia, y yo como actriz no estoy acostumbrada a televisar esos sentimientos”.

—Tú quisiste estar. Eres bien aperrada para enfrentar estos proyectos.

—Soy muy aperrada. Me sorprende mi capacidad de aperramiento. Ha sido difícil, pero por otro lado es precioso poder verme los martes en “La Liga” y los miércoles en “Casado…”; en dos facetas tan distintas. Me encanta conducir. Hice “Si se la puede gana” 7 años seguidos, después “La ruta”. Lo común siempre está en el contacto con la gente.

—Hay que tratar de que no te afecten tanto las cosas, pero después de 24 horas con alguien se te olvida que está la cámara. Ves la vida en los campamentos y te da pena. Es injusto, ves que la plata está mal repartida, te das cuenta de que uno vive en un nivel de privilegio tremendo. Es distinto ver ese Chile que vive en la basura en el diario a irte a dormir a la casa de alguien que vive así en una población. El nivel de discriminación que tenemos en Chile es patético. Bueno, no pretendemos cambiar nada, pero al menos crear conciencia del país en el que vivimos.

—¿Esa imagen de actriz todo terreno es real? ¿Esa sobreenergía provoca que no le tengas miedo a nada?

—Es real. Soy así y me gusta. Pero frente a las cosas con sangre no soy capi. No podría entrar a una operación o una autopsia. O sea, si tuviera que hacer a una médico forense, me la banco. Me entretienen los desafíos, eso me pasa. En uno de los viajes nos salieron persiguiendo con flechas, por ejemplo. Siento que mi mochila se va llenando de experiencias. Sueño con ser una abuela ultrachora que deje locos a sus nietos con sus aventuras en el Congo. ¡Ya tengo mil historias! Cuando uno viaja se te abre la cabeza. Mientras más viajas, más te das cuenta del mundo que te queda por descubrir. Bueno, si hay que aperrar, aperramos; si hay que no dormir, no dormimos. Es mi forma. Soy intensa, me gusta mojar la camiseta. No puedo estar por cumplir. Me enamoro de mis trabajos. Es una pasión, para todo. Al chancho.

—¿Tu “bajo perfil” ha sido consciente también?, ¿Sientes que debes trabajar desde la rigurosidad?

—Siento que, si no, es súper riesgoso. Y uno es como es no más. ¡Claro que en La Tirana me habría gustado estar bailando al medio y sacando fotos! Tengo esa cosa medio pelusona desde chica. Y mientras más estrella eres, más inalcanzable, más ansiedad, te pone en un lugar muy reducido. Si todo es fiesta VIP se te reduce el espacio para pasarlo bien. A mí me gusta poder estar acá o en la playa comiendo rico.

—Ahora voy con calma. Me gusta guardarme un rato para poder volver con esa misma pasión. Así como trabajo yo, necesito períodos de remanso.

—Ya el 2002 decías que no tenías “la angustia por sobresalir”…

—Y todavía no la tengo. Por eso estoy en el mundo de la producción, que no tiene nada de sobresaliente. Me gusta que mis proyectos sean destacados. Por eso hice subir al equipo al escenario cuando me gané el Altazor. No lo hago de patera. De verdad que creo que la Quena no sería la Quena sin el Feña Larraín. Tito tampoco sería Tito sin la Quena. Y así con todos los demás. Honestamente, no creo que sea una lumbrera, pero soy de trabajar, de sacarle punta al lápiz y buscar estos espacios.

—Fuiste la actriz de moda en algún momento, ¿te sentiste en la cresta de la ola?

—Me gusta sentir que el furor lo causó más la Quena que yo. Era lo que pasaba con “Casado con hijos”. Cuando andamos los cuatro juntos es increíble. Somos bien pegotes, celebramos los cumpleaños, todo. Yo sentí el premio al esfuerzo. Me saqué la cresta para hacer a la Quena. Que mis pares me felicitaran ya era un gran reconocimiento.

—El problema de estar arriba de la ola es que mientras más alto, más fuerte es el golpe. Yo he hecho programas que no los ha visto nadie, obras en las que me han hecho pebre, ¡esa es la suerte de haber empezado tan chica! Llevo 14 años trabajando fuerte, conozco el tejemaneje. Tengo cierta libertad para tomarme las cosas con calma, uno conoce los riesgos.

—¿La Quena aumentó, de cierta manera, tu seguridad?

—Lo paso mejor. El fracaso es súper necesario, es súper cliché pero es cierto. Si le va mal a un proyecto mío, no es el fin del mundo. Enfrento las cosas con menos miedos…

—¿Con la máquina a mil por hora?

—Sigo así. La diferencia es que la mayoría de los proyectos que elijo ahora son míos. Empecé a tomar el sartén por el mango. Por lo mismo, si paso de moda y me dejan de llamar, todo bien. Obviamente, me va a afectar el ego, pero voy a tener lo mío. Hay que poner los huevos en otra canasta.

—…A un ritmo vertiginoso.

—Es que para mí la vida es vertiginosa. Está en mi genética. Me entretengo. La gestación es lo que más me gusta. Todo el proceso de la creación.


Javiera Barrymore

Junto a Rougier, Javiera echó a andar Picardía Films, su productora, con la que trabaja en la preproducción de “Sal”, un western que filmará el 2009 con Fele Martínez a la cabeza. En septiembre viajará a España para buscar socios. “Me siento la Drew Barrymore”, cuenta riéndose esta multigestora.

En teatro, estrenó 3 obras antes de junio, dos de las cuales dirigió. Fernando Larraín protagoniza “Entiéndeme tú a mí” (la otra fue “¿Dónde está el piloto?”), aún con muy buenos resultados de público.

Como actriz, acaba de presentar “Tape”, la pieza que terminó a sala llena en el Teatro Mori —dirigida por Alvaro Rudolphy—, que volverá octubre y noviembre al Teatro Alcalá.

Por ahora, está terminando su memoria en la Católica (egresó pero nunca se tituló) y abocada a un intenso diplomado de Gestión y Producción de Cine y TV. Javiera fulltime.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
  Javiera Contador
A sus 34 años esta destacada actriz no ha parado en ningun momento de este 2008 con sus multiples trabajos, dos de los cuales podemos ver en las pantallas de Mega, en la segunda temporada de LA LIGA, programa en el cual JAVIERA se incorporó este año, mientras que se transmite el cuarto y ultimo ciclo de CASADO CON HIJOS. Sin duda, dos facetas muy opuestas confirman la versatilidad de Contador, a la vez que confiesa que se encuentra soltera, aunque sin apuros por encontrar a un hombre y tampoco por ser madre.
  Mas Datos


Sin duda que la carrera de Javiera ha estado marcada en este último tiempo por su gran actuación como la Quena Larraín en “Casado con Hijos”. Sin embargo esta actriz y animadora comenzó su carrera a finales de la década del 90 donde participó en la teleserie “Loca Piel”. Luego siguió como animadora en “Si se la puede gana”, no dejando de lado el teatro.


Más tarde se atreve a animar uno de los realities más extremos, “Conquistadores del fin del mundo”. Y siguiendo con los viajes también condujo la Ruta del Nilo y de Oceanía.

Con 34 años, Javiera tiene una basta experiencia en el mundo del espectáculo, ahora como directora de teatro y también como una de las nuevas integrantes de La Liga.
Hoy habia 1 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=